Releflexión Espiritual

Por: Glorimar Roselló y Yazet P. Sepúlveda

25 de marzo de 2017

La actividad comenzó a las siete y media de la noche con canciones electrificantes y activas para los agustinos presentes, el grupo de jóvenes cristianos que se presentaron como Esdras y FürGott (Esdras teniendo origen hebreo que significa el que ayuda). Tuvimos la oportunidad de conversar con una de las integrantes del nuevo grupo FürGott, Laira. Laira nos cuenta que el grupo al cual ella pertenece no lleva mucho tiempo activo, unos seis meses aproximados. Además nos cuenta que aunque no llevan mucho tiempo activos, les emociona ser capaces de cumplir con su misión: llevar el mensaje de Dios mediante la música al mayor número de personas posible. Laira nos acalara que cada una de sus experiencias como parte del grupo FürGott han sido positivas y que nunca ha experimentado una mala reacción por parte de su público.

Estos jóvenes dedicaron una canción inspiradora para la clase graduanda, Brilliance.  Seguido por unas palabras del seminarista, Brian García, y una dramatización cual nos demostró cómo las acciones y decisiones  del cada día, si no escogidas bien, pueden ser pecados que nos llevan de mal en peor al punto que nos pesan, pero siempre con la posibilidad que si uno se arrepiente verdaderamente, Dios estará ahí para ayudarnos levantar ese peso y comenzar limpio. La dramatización llevó el mensaje claro y para la audiencia más joven, presente en ese momento, dejarlos saber qué decisiones serian mejor tomar y otras cuales evadir.

En general todas las canciones eran energizantes, suficientes para hacer la comunidad agustina bailar y cantar unidos. Lo más conmemorativo de esta actividad es que fue la primera vez que un baterista haya tocado en vivo en el Colegio San Agustín para una reflexión. Se pudo ver el entusiasmo plasmado en todos los participantes y  al entrevistar al seminarista Brian García sobre la música y el ambiente de esa noche nos contestó con: “La música le dio entorno para hacer algo distinto. La iniciativa para demostrarle que el mensaje se puede entregar de distinta forma al igual que ellos pueden hacer lo mismo, entregarle el mensaje de Dios a otros de cualquier modo.”

Cuando cuestionado sobre la dificultad de la actividad nos contó: “Sí, en realidad fue difícil. Con la diferencia grande de edades fue dificultoso poner tantas palabras más simple. Pero para mejor resultados para la próxima vez, sugiero que hagan una a dos de estas actividades anuales para dividir los grupos y sacarle más provecho.”

Uno de los miembros del personal agustino, presentes en la actividad, fue cortes en dejarnos entrevistarla. La maestra Gayá nos dejó saber sus partes favoritas de la reflexión tales fueron la canción dedicada a la clase senior, Brilliance, las palabras del seminarista y la dramatización, a fin y al cabo, todo. Sobre todo, la actividad le gustó y en sus palabras concluyentes: “Así se puede alabar a Dios, con  música y baile.”

 

Advertisements
Featured post

Powered by WordPress.com.

Up ↑